Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott



Nivel 2 Lección 1

EGOCENTRISMO: LA FUENTE DE TODA PENA

Por Andrew Wommack


El egocentrismo es la fuente de prácticamente todo lo que experimentamos. Hay un verso en Proverbios 13 que usted realmente debería mirar, porque usted no lo creería si no lo lee en su propia Biblia: El verso 10 dice, “solamente por el orgullo viene la contienda, pero con los prudentes está la sabiduría.” Mucha gente tomaría esto y diría, “Espere un minuto. El orgullo no puede ser la única cosa que causa la contienda o la discordia, Proverbios 17:14 dice que la discordia es el principio de la contienda, así que la discordia tendría que ser causada por más que simplemente orgullo. Es lo que esta persona me ha hecho.” Otros dirán, “usted no entiende; esto no es nada más que el tipo de personalidad mía.” No, la escritura dice que solamente por el orgullo viene la contienda. No es una de las causas que conducen a ella; es la única causa. Alguna gente también tomaría este asunto y opinaría, “He tenido toda clase de problemas, pero el orgullo no es uno de ellos; si algo ha andado mal, es mi autoestima, así que de ninguna manera podrían acusarme de orgullo.”

Tenemos que redefinir lo que es el orgullo. No es solo pensar que eres mejor que otros, pero en los términos más simples es verse a si mismo como el centro de todo. El egocentrismo es realmente la raíz de todo orgullo. En Números 12: 2 Miriam y Aarón, el hermano y la hermana de Moisés, vinieron contra él, criticándolo debido a un matrimonio interracial, diciendo, “¿Acaso no ha hablado el Señor con otro que no sea Moisés? ¿No nos ha hablado también a nosotros?” La escritura dice entre paréntesis en el verso 3 que Moisés era el hombre más manso sobre la faz de la tierra. En lugar de sentirse ofendido por lo que dijeron, él comenzó a orar e interceder por ellos.

Cuando dice que Moisés era el hombre más manso sobre la tierra, deténgase y piense al respecto. No sabemos cuánta gente había en ese entonces sobre la tierra, pero de seguro había millones, y Moisés era el hombre más humilde de todos. Lo realmente asombroso de esta declaración es que él mismo fue quién la escribió. La mayoría de la gente piensa si usted es verdaderamente humilde o manso, ni usted mismo lo sabría. Ésa es una impresión falsa de lo que realmente es la arrogancia. El orgullo no es sólo pensar que usted es mejor que todos los demás. . . es egocentrismo. Es como tener un palo con la arrogancia de un lado y la baja autoestima del otro. Ésas son expresiones opuestas de la misma cosa, pero ambas son parte del mismo palo. Es egocentrismo. No importa si usted piensa que es mejor o peor que los demás, usted está siendo absolutamente egocéntrico. Todo está filtrado igual. Una persona tímida, es muy orgullosa y egocéntrica, pensando solamente en si misma.

El punto que estoy afirmando es que el egocentrismo es realmente la raíz de todo el orgullo, y si usted vuelve a escudriñar Proverbios 13:10, “solamente por el orgullo viene la contienda”, lo que dice es que nuestro propio egocentrismo es el que nos enoja y no lo que la gente nos haga. Es nuestro egocentrismo el que nos hace reaccionar contra lo que la gente hace. Usted nunca podrá impedir que la gente tenga roces con usted, eso no va a suceder. La fe no es para controlar a otros, sino para ayudarle a tratar con usted mismo, y a ocuparse de las cosas que están en su interior; o sea, no importa lo que la gente te haga.

Mientras Jesús era crucificado, Él se pudo volver hacia la gente que lo estaba crucificándolo y dijo, “Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen.” Él no controló a esa gente, sino que por el contrario tuvo control sobre si mismo. Es el egocentrismo el que nos hace enojar. Jesús no vino aquí por si mismo, sino que Él amó tanto al mundo que vino por nosotros. Él pensó en su madre mientras estaba colgado en la cruz y habló con uno de sus discípulos para que tuviera cuidado de ella. La razón por la que Jesús podía perdonar y funcionar en amor--en medio de esa intensa agonía, injusticia y de todo lo que se venía sobre Él, fue porque Él no era egocéntrico.

Es nuestro propio egoísmo el que nos enoja, con todo la escritura dice que estamos supuestos a estar muertos a nosotros mismos. Si tuviera un cadáver delante de mí, podría insultarlo, patearlo, escupirlo o ignorarlo, pero si de verdad es un cadáver, no podría responderme. La razón por la que usted responde de la manera que lo hace con las cosas a su alrededor, no es debido a esas cosas externas, sino más bien, es debido a lo que está dentro de usted. Usted nunca será tan fuerte en la fe que pueda quitar todos los obstáculos y todo aquello que te irrita, pero si puede tratar consigo mismo. Usted puede hacer a Jesús el Señor de su vida y amarlo a Él y a su reino, y a otra gente más que a usted mismo. Usted se dará cuenta que cuando haga esto y se ocupe de su ego, entonces la discordia y la contienda cesarán en su vida.

Una de las grandes claves para aplicar todas estas cosas es reconocer lo que Dios ha hecho en su vida. Él no te dio el reino con propósitos egoístas. Él no hizo todas estas cosas sólo para que usted pudiera satisfacer todas sus necesidades. Usted necesita aprender que es negándose a si mismo y perdiendo su vida, que usted realmente comienza a descubrir de que se trata realmente la vida. Es amando a la otra gente y a Dios más que usted mismo como se comienza a desactivar su enojo, dolor y todas esas cosas que están dentro de usted.

Oro para que Dios tome éstas pocas cosas que he dicho y las utilice hoy para abrir su corazón y darse cuenta que es nuestro propio egocentrismo el que nos causa pena. En vez de echar la culpa en alguien más, necesitamos aceptar la responsabilidad, hacerle frente, humillarnos antes Dios, y pedirle que entre en nosotros y que se haga grande en nuestras vidas. Ésa es la manera para que usted camine en la victoria.


Preguntas de Discipulado

1. Lea Marcos 9:33-34. ¿De qué estaban discutiendo los discípulos camino a Capernaúm? ¿Refleja esto el egoísmo en todos nosotros?

2. Lea Marcos 9:35. De acuerdo con la escritura, ¿Qué debe hacer alguien que desea ser el primero?

3. Explique detalladamente la enseñanza de Jesús en Lucas 22:24-27.

4. Lea Proverbios 13:10. ¿Cuál es la única cosa que causa la contienda?

5. Lea Gálatas 2:20. ¿Cómo deberíamos vivir nuestras vidas?

6. Lea a Mateo 7:12. ¿Cuál es el antídoto para el egocentrismo?


Escrituras que se usan con las preguntas

1. Marcos 9:33-34. “Llegó a Capernaúm y, cuando estuvo en casa, les preguntó: --¿Qué discutíais entre vosotros por el camino? 34 Pero ellos callaron, porque por el camino habían discutido entre sí sobre quién había de ser el mayor.”

2. Marcos 9:35. “Entonces él se sentó, llamó a los doce y les dijo: --Si alguno quiere ser el primero, será el último de todos y el servidor de todos”

3. Lucas 22:24-27. “Hubo también entre ellos una discusión sobre quién de ellos sería el mayor. 25 Pero él les dijo: --Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; 26 pero no así vosotros, sino que el mayor entre vosotros sea como el más joven, y el que dirige, como el que sirve, 27 pues, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Pero yo estoy entre vosotros como el que sirve.”

4. Proverbios 13:10. “Ciertamente la soberbia produce discordia, pero con los prudentes está la sabiduría.” (Traducción literal de la versión King James: “solamente por el orgullo viene la contienda, pero con los prudentes está la sabiduría.”)

5. Gálatas 2:20. “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”

6. Mateo 7:12. “Así que todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos, pues esto es la Ley y los Profetas.”


Respuestas

1. Lea Marcos 9:33-34. ¿De qué estaban discutiendo los discípulos camino a Capernaúm? Ellos discutían sobre quien era el más grande ¿Refleja esto el egoísmo en todos nosotros? Si.

2. Lea Marcos 9:35. De acuerdo con la escritura, ¿Qué debe hacer alguien que desea ser el primero? Ser sirviente de todos.

3. Explique detalladamente la enseñanza de Jesús en Lucas 22:24-27. 24 Tuvieron además un altercado sobre cuál de ellos sería el más importante. 25 Jesús les dijo: “--Los reyes de las naciones oprimen a sus súbditos, y los que ejercen autoridad sobre ellos se llaman a sí mismos benefactores. 26 No sea así entre ustedes. Al contrario, el mayor debe comportarse como el menor, y el que manda como el que sirve. 27 Porque, ¿quién es más importante, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No lo es el que está sentado a la mesa? Sin embargo, yo estoy entre ustedes como uno que sirve. (Lucas 22:24-27 Nueva Versión Internacional.)

4. Lea Proverbios 13:10. ¿Cuál es la única cosa que causa la contienda? El Orgullo

5. Lea Gálatas 2:20. ¿Cómo deberíamos vivir nuestras vidas? Por la fe de Cristo (o fe en Cristo), no centrados en nuestras propias fuerzas o debilidades.

6. Lea a Mateo 7:12. ¿Cuál es el antídoto para el egocentrismo? Enfocarnos en Dios y en los demás. Tratar a otros como usted quiere ser tratado.




Copyright © 2004, Don W. Krow

Permiso concedido para duplicar o reproducir

Para propósitos de discipulado únicamente bajo la condición de ser

Distribuido gratuitamente.


Discipleship Evangelism

P.O. Box 17007

Colorado Springs, Colorado 80935-7007 U.S.A.

www.delessons.org




Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott