Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott



Nivel 2 Lección 5

LIBERACIÓN

Por Don Krow


Hoy vamos a hablar de demonología. Jesús pasó su ministerio en la tierra echando fuera demonios, sanando a los enfermos, resucitando a los muertos, y haciendo otros milagros. Aproximadamente una cuarta parte de su ministerio la pasó expulsando espíritus malignos de la gente. La Biblia nos dice en Hechos 10:38, “como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y como este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él...” También 1 Juan 3:8 dice, “El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.” Yo tenía un concepto diferente de la demonología - que demonios, espíritus malignos, espíritus sucios, diablos, como sea que usted quiera llamarlos - solamente aparecían en la India o en países del Tercer Mundo donde la gente no adora al único y verdadero Dios, sino que venera a los ídolos. Yo estaba equivocado.

Quiero contarle una experiencia que tuve hace algunos años en una iglesia en Dallas, Texas. Toda la gente estaba cantando, cuando de repente, una muchacha cayó al suelo. Parecía como que estaba teniendo convulsiones. Había un médico en aquel lugar, su nombre era Dr. Rice. Alguna gente de la iglesia vivía como a una cuadra de la iglesia, y él pidió que llevaran a la muchacha allí para poder examinarla. ¡Cuando logramos llevarla a esa casa, aquella muchacha era como un gato salvaje! Sus ojos estaban dilatados, y había una fuerte voz masculina que salía de la pequeña muchacha de 18 o 19 años, que probablemente pesaba menos de cien libras. ¡Repentinamente, aquella cosa comenzó a atacarme verbalmente, diciendo cosas como, “USTED SE VA A IR AL INFIERNO!” Yo le dije: “no, yo no.” Estaba asustado porque nunca antes había visto algo similar. Entonces dijo: “SÍ, USTED SE VA A IR AL INFIERNO” y yo dije: “No, yo no. Yo no voy a ir al infierno.” Parecía tener poder o autoridad sobre mí, y yo no sabía que hacer o como lidiar con aquello que estaba dentro de esta muchacha.

Uno de mis buenos amigos estaba muy asustado y se alejó de aquel lugar enseguida, y allí estaba yo. Entonces pensé, “Y ahora ¿Qué voy a hacer?” La muchacha tenía fuerza sobrenatural y comenzó a hablar como en alemán, lengua que ella nunca había aprendido - toda clase de manifestaciones salvajes del diablo salieron de ella. Ella estaba poseída por demonios y aunque yo no sabía que hacer, siempre creí en el poder de la Biblia. Es como cuando usted era un niño y miraba esas películas de horror de Drácula. ¡El vampiro venía hacia la persona, y de repente la persona sacaba una cruz y el vampiro hacía “ARRRGH!” Esa era la manera en que yo pensaba sobre la Biblia. Sabía que tenía poder, pero no sabía como sacar ese poder de la Biblia. La gracia de Dios me ayudó, porque nunca antes había experimentado algo similar. Abrí mi Biblia en el Nuevo Testamento y sucedió que se abrió en el libro de Filipenses. Comencé a leer el capítulo 2 versos 8-11: “[8] Mas aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. [9] Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre, [10] para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; [11] y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

El demonio dijo: “¡No diga eso! ¡No puedo soportar esas palabras! ¡No diga eso!” Yo pensé, “¡Que reacción!” Entonces dije: “¡Bien, en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra, o debajo de la tierra!” “¡No diga eso! ¡No puedo soportar esas palabras! ¡No diga eso, no diga eso! Entonces pensé, “¡Este demonio se esta volviendo loco dentro de esta muchacha, y todo lo que estoy haciendo es leer palabra de Dios!” Entonces la leí otra vez, “Mas aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla.” Una vez más hubo la misma reacción; ¡“No diga eso, no puedo soportarlo!” Entonces el demonio agarró a la muchacha por los oídos, y ella dijo, “¡No diga eso! ¡No puedo soportar esas palabras, no digo eso!” El diablo lanzó a la muchacha al suelo ante mí y ella comenzó a postrarse ante nombre de Jesús. Y yo dije: “En el nombre de Jesús todo rodilla se doblará, de los que están en los cielos, en la tierra, o debajo de la tierra.”

Unos momentos antes, aquel demonio tenía autoridad y poder sobre mí. Yo pensé que me iba a azotar, que me iba a dar una paliza, que me iba lanzar fuera de aquel lugar – ¡Yo no sabía! Todo lo que sabía era que la Biblia tiene poder, y la abrí y la comencé a leer. La Biblia dice en Efesios 6:17, “Tomad… la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.” Así es, hay un arma ofensiva que es como una espada que cortará y herirá al enemigo. Es la espada del Espíritu, la Palabra de Dios. ¿Recuerda usted cuando Jesús fue tentado? El diablo vino a Él y dijo: “Te daré todos los reinos del mundo si te postras y me adoras.” Jesús dijo: “Vete, Satanás, porque escrito está: "Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás". (Mateo 4:10). Entonces el diablo le tentó una y otra vez, y Jesús dijo, “escrito está, Satanás. . . escrito está” y citó la palabra de Dios. Él utilizó la espada del Espíritu y la Biblia y dice que el diablo se alejó lo dejó.

La única arma que tenemos para derrotar al enemigo es la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios. ¿Sabe usted lo que aprendí de todo eso? Aprendí esto: Cada vez que deseo estudiar la Palabra, pienso sobre lo hambriento que estoy y tengo que ir a buscar algo de comer o pienso sobre todas las cosas que no hice ese día. Sé que hay algunos en esta clase de discipulado tendrán toda clase de excusas para no estar aquí, por qué no pueden venir. Finalmente entendí por qué. Hay algo en la Biblia que Dios quiere que entendamos y que el diablo no quisiera que sepamos. Entonces cada vez que usted viene a estudiar la Palabra de Dios, o participe de una clase de discipulado, hay algo en la palabra de Dios que el enemigo no desea que usted conozca - él no quiere que usted conozca al Dios que está dentro de estas palabras.

Existe un reino de la oscuridad y existe el reino del amado Hijo de Dios. En Colosenses 1:13, Paúl dice: “Él nos ha librado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo” ¿A cuál reino pertenece está? Un reino es donde alguien tiene el gobierno y el poder. Jesucristo es el Rey. ¿Ha entregado usted su vida a Él? ¿Está usted siguiéndole hoy, o está dejando que otras cosas tengan la prioridad en su vida? Jesús dijo en Lucas 6:46, “¿Por qué me llamáis ‘Señor, Señor’, y no hacéis lo que yo digo?” Él desea ser preeminente en su vida, ser el número uno. Hay un reino de la oscuridad que está intentando mantenerle lejos de esa preeminencia, de esa posición de reinado en su vida, porque el enemigo desea ocupar ese lugar de preeminencia. Vuélvase a Jesús hoy con todo su corazón, y dese cuenta que hay un enemigo. Su nombre es Satanás y él tiene poder demoníaco, pero la Biblia nos dice que tenemos autoridad sobre él.

Jesús dijo en Mateo 10:8, “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia...” Predique el evangelio del reino, y así como usted vaya avanzando, usted tendrá la autoridad sobre el enemigo. No deje que el enemigo le disuada de las cosas que Dios tiene para tu vida. Haz a Jesús Señor y número uno en tu vida. Nunca te arrepentirás.


Preguntas de Discipulado

1. Lea Efesios 6:12. ¿Cómo describe Efesios 6:12 nuestros conflictos espirituales contra huestes demoníacas?

2. Lea Marcos 16:17. ¿Qué nos enseña Marcos 16:17 sobre la autoridad del creyente?

3. Lea Santiago 4:7. ¿Qué debe hacer una persona que está buscando ser liberada de demonios?

4. Lea Santiago 1:14. ¿Cómo nos engaña Satanás para hacer que las cosas malas parezcan deseables?

5. Lea Romanos 6:13. Si una persona llena su vida con las cosas de Cristo, los demonios se pondrán incómodos y se alejarán por sí mismos. ¿Qué nos dice Romanos 6:13 que debemos hacer?

6. Lea Romanos 13:14. Los demonios se alimentan con las obras de la carne, entonces, mátelos de hambre, manteniéndose en los caminos de Dios con amor y pureza. No debemos hacer ____________ para la carne.

7. Lea Lucas 10:17-19. Jesús nunca nos dijo que le oráramos a Él para echar fuera demonios. Él nos ha dado autoridad. Lucas 10:19 nos dice que tenemos poder y autoridad sobre ____________________________.


Escrituras que se usan con las preguntas

1. Efesios 6:12. porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”

2. Marcos 16:17. “Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas.”

3. Santiago 4:7. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”

4. Santiago 1:14. “sino que cada uno es tentado, cuando de su propia pasión es atraído y seducido.”

5. Romanos 6:13. ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.”

6. Romanos 13:14. Al contrario, vestíos del Señor Jesucristo y no satisfagáis los deseos de la carne.”

7. Lucas 10:17-19. [17] Regresaron los setenta con gozo, diciendo: --¡Señor, hasta los demonios se nos sujetan en tu nombre! [18] Les dijo: --Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. [19] Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.”


Respuestas

1. Lea Efesios 6:12. ¿Cómo describe Efesios 6:12 nuestros conflictos espirituales contra huestes demoníacas? Lo describe como una Lucha

2. Lea Marcos 16:17. ¿Qué nos enseña Marcos 16:17 sobre la autoridad del creyente? Tenemos autoridad en el nombre de Jesús para echar fuera demonios.

3. Lea Santiago 4:7. ¿Qué debe hacer una persona que está buscando ser liberada de demonios? Someterse a sí mismos a Dios y resistir al diablo.

4. Lea Santiago 1:14. ¿Cómo nos engaña Satanás para hacer que cosas malas parezcan deseables? Él usa nuestra propia lujuria (para hacer que cosas malas parezcan deseables).

5. Lea Romanos 6:13. Si una persona llena su vida con las cosas de Cristo, los demonios se pondrán incómodos y se alejarán por si mismos. ¿Qué nos dice Romanos 6:13 que debemos hacer? No ceder al pecado, pero cede ante Dios. Presentando nuestros miembros (partes de nuestro cuerpo) como instrumentos de justicia.

6. Lea Romanos 13:14. Los demonios se alimentan con las obras de la carne, entonces, mátelos de hambre, manteniéndose en los caminos de Dios con amor y pureza. No demos hacer provisión para la carne.

7. Lea Lucas 10:17-19. Jesús nunca nos dijo que le oráramos a Él para echar fuera demonios. Él nos ha dado autoridad. Lucas 10:19 nos dice que tenemos poder y autoridad sobre todo el poder del enemigo.




Copyright © 2004, Don W. Krow

Permiso concedido para duplicar o reproducir

Para propósitos de discipulado únicamente bajo la condición de ser

Distribuido gratuitamente.


Discipleship Evangelism

P.O. Box 17007

Colorado Springs, Colorado 80935-7007 U.S.A.

www.delessons.org




Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott