Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott



Nivel 2 Lección 8

OBSTÁCULOS PARA LA SANIDAD DIVINA

Por Andrew Wommack


En nuestra lección anterior hablé sobre el hecho de que es la voluntad de Dios sanar, y que la sanidad es parte de la expiación. Mucho más podría ser dicho, porque aunque usted lo acepta y lo haya visto en las escrituras, todavía plantea muchas preguntas tales como, “¿Si es la voluntad de Dios sanarnos, por qué no somos todos sanados?” Hay muchas razones y solo estoy tocando la superficie de las cosas que sé. Hay mucha información que simplemente no puedo incluir aquí, pero deseo referirme al por qué la gente no recibe la sanidad si es la voluntad de Dios sanar. Una de las razones es ignorancia. Usted no puede funcionar en algo que no sabe o que no entiende, y en mi propia vida ciertamente esto era verdad.

Me entrenaron para creer que la voluntad de Dios sucedía automáticamente, que yo no tenía ninguna autoridad, poder u opinión al respecto. Entonces, a través de mi ignorancia, ciertas cosas sucedieron. Mi papá murió cuando yo tenía doce años y dos o tres personas habían muerto en mi presencia para cuando tenía veintiuno. Oraba por todos ellos para que fueran curados, pero no vi la sanidad manifestarse, no porque no fuese la voluntad de Dios, pero más bien, debido a ignorancia de mi parte. La ignorancia es una de las razones por las que suceden las cosas, pero no es una excusa. Es como la ley de la gravedad: una persona podría decir, Bien, yo no sabía que si saltaba de un edificio de diez pisos iba a matarme.” Usted no tiene que probarlo para tener el completo conocimiento de cómo funciona esa ley contra usted. La gente es ignorante sobre algunas de las leyes de Dios. Ellos no saben como funciona su sistema curativo, así que la ignorancia está matando mucha gente.

Otra cosa que puede obstaculizarnos para recibir la sanidad es el pecado. Realmente mucha gente se trastorna cuando usted dice eso, porque ellos interpretan que usted está diciendo que toda enfermedad es resultado de algún pecado de nuestra parte lo cual no es cierto. Eso no es lo que estoy diciendo. En Juan 9, había un caso donde Jesús salía del templo y sus discípulos señalaron a un hombre quién había nacido ciego. Sus discípulos dijeron en el verso 2, “--Rabí, ¿Quién pecó, este o sus padres, para que haya nacido ciego? En otras palabras, ellos estaban tratando de relacionar su enfermedad directamente con el pecado, es decir ¿Era por su pecado o por el pecado de los padres que esta enfermedad vino en él? La respuesta de Jesús fue que ninguno de ellos había pecado. Con esto no está diciendo que ni los padres, ni el hijo habían pecado jamás, pero que no fue el pecado el que directamente causara su ceguera. Es falso decir que toda enfermedad está relacionada con el pecado, pero también es falso decir que el pecado no es uno de los factores.

En Juan 5 hay un caso cuando Jesús estaba en un estanque llamado Betesda y él sanó a un hombre sobrenaturalmente. Había multitudes en aquel lugar y solo una persona fue curada. Más adelante el capítulo demuestra que el hombre no sabía quién era el que lo curó cuando que los judíos le preguntaron en el verso 12, “¿Cuál hombre es el qué dijo toma tu camilla y anda camina? Los versos 13 y 14 continúan, “[13] Pero el que había sido sanado no sabía quién era, porque Jesús se había apartado de la gente que estaba en aquel lugar. [14] Después lo halló Jesús en el templo y le dijo: --Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te suceda algo peor.” Jesús dice aquí que el pecado podría causarle algo peor que su parálisis. Él relacionó el resultado de la enfermedad al pecado. Él también dijo en Juan 9 que no era debido al pecado que el hombre había nacido ciego.

Algunas cosas sólo suceden naturalmente, pero hay épocas en que las dolencias, enfermedades o los problemas pueden ser un resultado directo del pecado. Incluso en tales casos, no quiere decir que Dios es el que nos está haciendo estas cosas. Tome, por ejemplo, una persona que vive un estilo de vida homosexual, lo cual es perversión de la naturaleza. El cuerpo humano no fue hecho para vivir de esa manera. Las enfermedades de transmisión sexual vienen de ese estilo de vida. Dios no es el autor de éstas enfermedades – es la naturaleza revelando que esa no es la forma natural de vivir. Por ejemplo, si usted sale y come inadecuadamente sus alimentos, su cuerpo va a responder y no es Dios causándole esto. Hay leyes naturales, factores naturales aquí. Entonces es verdad que el pecado puede ser una de las razones por las que la gente no sana.

Si usted sabe de algún pecado en su vida, y usted está creyendo Dios le puede sanar, necesitas parar el pecado, porque a través de este pecado usted está dando a Satanás un acceso directo que le está obstaculizando recibir lo que Dios está haciendo en su vida. Romanos 6:16 dice, “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerlo, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte o sea de la obediencia para justicia?” Eso no está diciendo que Satanás será el amo en un sentido en el que usted pierde su salvación y va al infierno, pero significa que sea usted un cristiano o no - si usted viviendo en pecado - usted está dejando a Satanás incursionar en su vida. Juan 10:10 dice que el ladrón sólo viene para robar, matar, y destruir, pero Jesús vino para dar vida. Entonces, tenemos a Jesús intentando traer su vida y salud en usted, pero también tenemos a Satanás intentando traerle enfermedad. Si con el pecado usted está rindiéndose a Satanás, usted lo está autorizándolo y dándole una oportunidad en su vida. Usted puede orar y pedir a Dios por sanidad todo lo que quiera, pero sus acciones están permitiendo que el diablo venga y traiga enfermedad. Así pues, si usted está viviendo en pecado, usted necesita pararlo.

Necesito agregar que usted podría llegar a ser tan introspectivo podría decir, “Bien, yo siempre soy menos de lo que debería ser,” y tomar un lugar en donde, aunque usted cree Dios puede curar, piensa que Él no lo hará porque usted no lo merece. Eso es ciertamente incorrecto, también. Ninguno de nosotros recibirá nunca la sanidad porque la merecemos. Nadie está calificado todavía para trabajar con Dios, así que usted no necesita asociar a Dios moviéndose en su vida con su buen funcionamiento – o su santidad. Necesita estar basado en lo que Jesús ha hecho por usted y su fe en Él. Al mismo tiempo, usted no puede ignorar sus acciones y rendirse al diablo sin que él le obstaculice. Usted verá la sanidad trabajando fácilmente, mucho mejor, en su vida si se arrepiente y deja cualquier cosa que esté haciendo que facilite a Satanás incursionar en su vida.

Otro factor que afecta la sanidad y que alguna gente no le da importancia es que la negatividad y la incredulidad de otra gente pueden afectarle. Uno de los ejemplos clásicos de esto está en Marcos 6 cuando Jesús estaba en su ciudad natal, y la gente no lo respetó porque lo recordaban como un muchacho pequeño. Ellos conocían a su padre y madre, los hermanos y las hermanas, y no lo respetaron de la misma manera que otra gente lo hacía. Vinieron contra él y lo criticaron, Marcos 6:4-6 dice, “[4] Pero Jesús les dijo: --No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, entre sus parientes y en su casa. [5] No pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos las manos. [6] Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos.” Esto no quiere decir que Jesús quería pero no podía hacer obraras poderosa. Aquí estaba Jesús, el hijo de Dios sin pecado, que vino a la tierra como hombre, que no tenía ninguna carencia en su fe, y que ciertamente no había ninguna incursión de pecado en su vida, con todo y esto, el estaba limitado en lo que podía hacer para la gente debido a su incredulidad. Ponga esto junto con Mateo 13:58, donde dice, “Y no hizo allí muchos milagros debido a la incredulidad de ellos” y vemos que Jesús, quien no tenía limitaciones en si mismo y ciertamente ningún pecado en su vida para darle entrada a Satanás, estaba limitado en lo que Él podía hacer debido a la gente a su alrededor.

Esto es realmente importante de entender, lo que estoy diciendo es que es la voluntad de Dios sanarnos a todos en todo tiempo. Si usted cree esto, puede ser que posiblemente incurra en la equivocación de ir a un hospital e intentar vaciarlo de cada persona enferma porque usted cree que es la voluntad de Dios que sean curados. Es la voluntad de Dios para ellos que sean curados, pero Él no va a actuar en contra de su propia voluntad. Dios protegerá su derecho a estar enfermo, su derecho de no ser curado. Nadie puede forzarle ser sanado - usted no puede conseguir su sanidad a través de la fe de otra persona. Su fe puede ayudarle si usted está luchando, pero ellos no pueden hacerlo por usted. Usted puede empujar un vehículo cuando está en neutro, pero usted no puede empujar el auto si esta estacionado o en reversa. Si una persona esta posicionada contra la sanidad, usted no puede sobrepasarle. Debido a esto, usted no puede vaciar un hospital o entrar a un servicio en una iglesia y ver a cada persona ser sanada sin su propia cooperación.

Hay tanto más que podría ser dicho sobre esto. Cuando Jesús curó a la gente, incluso resucitando a los muertos, Él iba donde alguien y decía, “No llores.” Él diría a una madre que no llore y después levantaría a su hijo de los muertos. La fe de alguien tiene que ser utilizada en alguna parte. Necesita haber fe de nuestra parte y hay tantas, muchas otras cosas implicadas en la sanidad. He discutido apenas algunas pocas hoy aquí y espero que le ayuden, pero una de las principales cosas que usted necesita sacar de esto es que Dios es fiel. Es la voluntad de Él que usted sea sanado, pero usted tiene que aprender cómo cooperar con Él. Él no puede hacerlo por usted; Él tiene que hacerlo a través suyo. Vendrá de su interior.

Oro para que estas cosas le ayuden a comenzar a rendirse usted mismo, a permitir que el poder de Dios fluya a través suyo y pueda caminar en su sanidad sobrenatural.


Preguntas de Discipulado

1. Lea Mateo 8:17. ¿Qué hizo Jesús para obtener la sanidad para nosotros?

2. Lea Oseas 4:6. Alguna gente no es sanada porque (a). No son bastante buenos. (b). Ellos no van a la iglesia. (c). ignorancia (falta de conocimiento).

3. Lea Juan 9:1-3. ¿Qué creyeron los discípulos que había causado la ceguera de este hombre? _______. ¿Era su pensamiento correcto? ___.

4. Lea Juan 5:14. El pecado abre la puerta para la enfermedad, pero no siempre. Además de enfermedad, ¿Qué otra cosa puede producir el pecado en un individuo?

5. Lea Romanos 5:12-14 Si el pecado no es siempre la causa de la enfermedad, ¿Cuál podría ser otra causa posible?

6. Lea Hechos 10:38. De acuerdo con Hechos 10:38, ¿Qué puede causar la enfermedad?

7. Lea Mateo 13:58. ¿Qué puede obstaculizar la sanidad?

8. Lea Santiago 5:15. ¿Qué salvará al enfermo?


Escrituras que se usan con las preguntas

1. Mateo 8:17. “para que se cumpliera lo dicho por el profeta Isaías: «Él mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias».”

2. Oseas 4:6. “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; puesto que olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”

3. Juan 9:1-3. “[1] Al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. [2] Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: --Rabí, ¿quién pecó, este o sus padres, para que haya nacido ciego? [3] Respondió Jesús: --No es que pecó este, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.”

4. Juan 5:14 “Después lo halló Jesús en el templo y le dijo: --Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te suceda algo peor.”

5. Romanos 5:12-14 “[12] Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. [13] Antes de la Ley ya había pecado en el mundo; pero donde no hay Ley, no se inculpa de pecado. [14] No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.”

6. Hechos 10:38. “cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.”

7. Mateo 13:58. Y no hizo allí muchos milagros debido a la incredulidad de ellos.”

8. Santiago 5:15. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados.”


Respuestas

1. Lea Mateo 8:17. ¿Qué hizo Jesús para obtener la sanidad para nosotros? Él tomó nuestras dolencias y llevó nuestras enfermedades.

2. Lea Oseas 4:6. Alguna gente no es sanada porque a. No son bastante buenos. b. Ellos no van a la iglesia. c. ignorancia (falta de conocimiento).

3. Lea Juan 9:1-3. ¿Qué creyeron los discípulos que había causado la ceguera de este hombre? Pecado. ¿Era su pensamiento correcto? No.

4. Lea Juan 5:14. El pecado abre la puerta para la enfermedad, pero no siempre. Además de enfermedad, ¿Qué otra cosa puede producir el pecado en un individuo? Muchas cosas peores que enfermedad, incluso la muerte (Romanos 6:23).

5. Lea Romanos 5:12-14 Si el pecado no es siempre la causa de la enfermedad, ¿Cuál podría ser otra causa posible? La caída (Génesis 3). Adán a través de su trasgresión introdujo el pecado y la enfermedad en la raza humana.

6. Lea Hechos 10:38. De acuerdo con Hechos 10:38, ¿Qué puede causar la enfermedad? Ser oprimidos por el diablo.

7. Lea Mateo 13:58. ¿Qué puede obstaculizar la sanidad? La incredulidad.

8. Lea Santiago 5:15. ¿Qué salvará al enfermo? La oración de fe.




Copyright © 2004, Don W. Krow

Permiso concedido para duplicar o reproducir

Para propósitos de discipulado únicamente bajo la condición de ser

Distribuido gratuitamente.


Discipleship Evangelism

P.O. Box 17007

Colorado Springs, Colorado 80935-7007 U.S.A.

www.delessons.org




Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott