Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott



Nivel 2 Lección 9

PERDONANDO A OTROS

Por Don Krow


Hoy vamos a hablar sobre el tema de perdonar tomado del libro de San Mateo 18:21-22: “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. Yo pienso que Pedro pensó que estaba siendo muy generoso al preguntar cuántas veces debería él perdonar a alguien que pecara contra él, “siete veces en un día, no crees? Jesús dijo, Pedro, no siete; pero setenta veces siete.” Eso es 490 veces, pero eso no quiere decir que después de 490 veces tú ya no tienes que perdonar. Lo que Jesús dijo fue un número imposible de ofensas que le sucederían a un individuo en un día. Él estaba diciendo que el perdonar debe ser continuo, esto es por siempre. El perdonar debería ser la verdadera actitud del Cristiano. Jesús dijo en Lucas 23:34, “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” Y tambien Esteban el martir, en Hechos 7:60 dijo, “Señor no les tomes en cuenta este pecado.” No todas las personas recibirán perdón, pero la actitud en el corazón de un Cristiano debería siempre estar el ofrecerlo.

Jesús dice una parábola acerca del perdón cuando Él continúa en el versículo 23, “Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quizo hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos [La Living Bible dice que es como diez millones de dólares.] A este, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.” Ahora , he aquí la situación: El hombre le debe a su señor diez millones de dólares. Y no hay manera de que él le pueda pagar – él lo sabe y su señor lo sabe también. En aquellos días tu no podías aplicar para bancarrota como se puede hacer en los Estados Unidos—ellos te vendían a tí, tu mujer, tus hijos, y todo lo que tuvieras, y tu vendrías a ser esclavo. Tú serías enviado a prisión hasta que todo fuera pagado, y si nunca hubiera sido pagado, tu permanecerías en prisión el resto de tu vida. Este hombre hizo lo único que él sabía que hacer: él se puso de rodillas y clamó por misericordia, “Señor, ten paciencia conmigo! Por favor, te lo ruego. Yo te pagaré todo lo que te debo, se Paciente!” Vean lo que pasó en el versículo 27. “El señor fue movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.”

Nosotros teníamos una deuda que no podíamos pagar. La Biblia dice (Romanos 6:23) la paga del pecado es muerte—separados de Dios para la eternidad—todo el oro y la plata no podrían redimirnos. Entonces Dios con Su compasión y en Su gracia envió a Su hijo Jesucristo a la tierra a pagar una deuda que nosotros no podríamos pagar. Dios nos miró en su compasión y misericordia y dijo, “Yo te perdono esa deuda.”

A este hombre que se le perdonaron diez millones de dólares, tenía un consiervo que le debía como veinte dólares. Él lo encontró y le dijo, “Justo ahora me acaban de perdonar una deuda de diez millones de dólares, y que son veinte dólares para mí? Yo quiero que seas libre como yo, vete, no te procupes” Esto es lo que debería de haber pasado, pero no fue así. Leamos lo que sucedió realmenteen los versículos 28-31. “Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Mas él no quiso, sino fue y le hechó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.” Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, por veinte dólares, justo después de haberle sido perdonado a él diez millones de dólares! Se imaginan esto?

Los versículos 32-34 dicen: “ Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase lo que le debía.” Este hombre fue puesto en prisión por la manera que él trató a su compañero de trabajo y así perdió el derecho de su perdón original. Jesús dijo en el versículo 35, “ Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.” ¿No es esto tonto, que habiéndosenos perdonados todos nuestros pecados – y que la paga de los cuales son la muerte y la separación de Dios para la eternidad – el rehusar perdonar ? Nosotros le rogamos a Dios diciendo, “Perdóname y ten misericordia de mí a traves de Jesucristo,” recibimos el perdón, pero rehusamos perdonar a alguien por una pequeña cosa que nosotros pensamos que es muy grande – después de haber recibido perdón por todas las cosas que hemos hecho. Dios dice eso es maldad.

Yo pastoreé una iglesia hace un tiempo atrás, y había una mujer joven en la congregación quien era capaz de ver cosas en el futuro. Ella vino a mí un día y dijo, “ ¿Es el Espíritu Santo que me está diciendo cosas que han de venir, y me está mostrando cosas en el futuro? Yo se cuando la gente va a morir y cuando alguien va a tener un accidente de auto, y cosas como esas.” Yo dije, “A tí no te gustará mi respuesta, pero no creo que eso sea del Espíritu Santo. Yo pienso que ese es un espíritu de adivinación, el mismo espíritu que siguió al Apóstol en el libro de los Hechos Capítulo 16. Él finalmente lo reprendió y le mandó en el nombre de Jesucristo que saliera de ella, perdiendo con ello la esperanza de hacer ganacias.” Yo continué diciéndole que yo no ra Dios, y dije, “ Yo quiero que vayas a Jesús y pregúntale, “¿Señor, qué es lo que me estás diciendo y dándome información, aún antes de que yo fuera salva, es tu Espíritu Santo o alguien más?” Ella regresó a mí un día y dijo, “Yo hablé con el Señor acerca de ello, y creo que está bien.” Yo dije “Lo que diga el Señor está bien – Yo no soy el Gran Pastor.”

Esto fue al comienzo de 1986, ¿sabes lo que sucedió en 1986? Había el transbordador es-pacial llamado el Challenger y ocho personas lo abordaron para ir al espacio. Una de ellas era una maestra. Cuando la mujer joven estaba viendo la televisión, ella vio a la maestra decir, “Mañana voy a abordar el Chalenger,” y estuvo hablando acerca de ello. Un espíritu le habló a ella y dijo, “La maestra va a morir, la maestra va a morir.” Al día siguiente Cuando el Challenger fue lanzado, explotó en el espacio en frente de los ojos de la gente que estaba viendo, y toda la tripulación pereció. La mujer joven vino a mí y me dijo, “Hermano Don, Yo creo que quien me está hablando a mí no debe ser el Espíritu Santo. ¿Puede usted orar por mí? Esa noche después de que terminó el servicio, y que todo mundo se fue a sus casas, yo la tomé de la mano y dije, “Tú espíritu inmundo de adivinación, ¡sal de ella!” Nada pasó. Los discípulos de Jesús una vez trataron de sacar a un espíritu inmundo de un hombre joven y no lo lograron, y Jesús les dijo, “ tráiganlo a mí.” Así que yo dije, “Señor yo pensé que yo sabía lo que estaba sucediendo aquí, pero te traigo esta joven a tí. Muéstranos lo que está pasando.” Mi esposa estaba orando con nosotros y Dios le dio una palabra de conocimiento. Ella dijo, “Es algo que tiene que ver con su madre.” Yo le dije a la joven, “¿Perdonarás a tu madre? En el momento que yo dije eso, una voz que gritó salió fuera de ella, “¡No! ¡Ella me regaló! Entonces yo dije, “Yo te ato, espíritu inmundo,” Y otra vez le pregunté a la joven si perdonaría a su madre. Entonces ella perdonó y liberó a su madre, y la dejó ir por la gracia y ayuda de Dios. Ella fue capaz de dejar libre a su madre tomando la decisión de perdonar y entonces ella recibió su liberación y su libertad.

Así como dijo Jesús en la parábola de San Mateo Capítulo 18, yo estoy diciendo que si no perdonáis de todo corazón, después de que nosotros hemos sido perdonados tan tremenda deuda por nuestro Padre, nosotros seremos entregados en manos de nuestros verdugos. ¿Qué son los verdugos? Ellos pueden ser todo tipo de cosas – fortalezas demoníacas; opression, enfermedades, depresión, dolencias, y muchas otras cosas. La raíz es la falta de perdón, no perdonar después de que nosotros hemos sido perdonados, le permite a Satanás un punto de apoyo en nuestros vidas. La Biblia dice que debemos de perdonar. En la oración del Padre Nuestro (San Mateo 6:9-11) Jesús dijo que debemos perdonar así como hemos sido perdonados.

San Marcos 11:25-26 dice que cuando oremos, si nosotros tenemos algo en contra de alguien, debemos de perdonar. ¿Qué significa esto? ¿Por cuánto tiempo debería estar en nuestros corazones el no perdonar? Solamente lo que nos tome para ir a orar con el Señor. Y si nosotros tuviéramos el mas pequeño deseo de no perdonar a alguien, deberíamos tomar la decisión y decir, “Dios les estoy dejando ir hoy. Los estoy --perdonando. Estoy escogiendo esa decisión, porque Tú me perdonastes a mí una deuda muy grande.”

Señor, estoy orando por cualquiera que esté leyendo esta lección y que tenga que perdonar a alguien, que ahora mismo tome esa decisión y pueda perdonar a esa persona y la deje libre, ya sea que la persona esté viva o muerta. Pido que esa herida sea sanada hoy por tu poder y tu gracia, Señor te doy gracias en el nombre de Jesús. Amén.


Preguntas de Discipulado

1. Lea San Mateo 18:21. ¿Cuántas veces ofreció Pedro para perdonar?

2. Lea san Mateo 18:22.¿Cuántas veces dijo Jesús que debemos de perdonar?

3. Lea San Mateo 18:23-24 ¿Cuánto dinero le debía el sirviente a su maestro?

4. Lea San Mateo 18:25. Ya que este sirviente no podía aplicar para bancarrota, ¿Qué iba a suceder?

5. Lea San Mateo 18:26. ¿Cuál fue la súplica del sirviente? ¿Podía él pagar la deuda?

6. Lea San Mateo 18:27. ¿Cuál fue la actitud del señor hacia su sirviente? ¿Cuál fue la actitud de Dios hacia nosotros y nuestra deuda (pecado)?

7. Lea San Mateo 18:28. El sirviente que había sido perdonado tenía un consiervo que le debía a él ¿cuánto?

8. Lea San Mateo 18:28. ¿Cuál fue la actitud de este sirviente hacia su consiervo?

9. Lea San Mateo 18:29-30 ¿Qué le hizo este sirviente a su consiervo?

10. Lea San mateo 18:31-33. ¿Cómo llamó el maestro al sirviente que no dio perdón?

11. Lea San Mateo 18:33. ¿Qué le dijo el maestro a su sirviente que debería de haber hecho?

12. Lea San Mateo 18:34. Cuando el maestro se enteró de lo que había pasado, ¿Cómo afectó aquello sus emociones?

13. Lea San Mateo 18:34. Este sirviente que por sus acciones no perdonó (o decisiones), ¿perdió el derecho al perdón que originalmente se le había otorgado?

14. Lea San Mateo 18:35. ¿Cuál es la enseñanza de esta parabola?


Escrituras que se usan con las preguntas

1. San Mateo 18:21. “Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?”

2. San Mateo 18:22. “Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.”

3. San Mateo 18:23-24. “[23] Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. [24]Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.”

4. San Mateo 1:25. “A este, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.”

5. San Mateo 18:26. “Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.”

6. San Mateo 18:27. “El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.”

7. San Mateo 18:28. “Pero saliendo aquel siervo, hallo a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: págame loque me debes.”

8. San Mateo 18:28. “Pero saliendo aquel siervo, hallo a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: págame loque me debes.”

9. San Mateo 18:29-30. [29] “Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. [30] Mas él no quiso, sino fue y le hechó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.”

10. San Mateo 18:31-33. [31] “Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. [32] Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné porque me rogaste. [33] ¿No debías tú tambien tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve de tí?”

11. San Mateo 18:33 “¿No debías tú tambien tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve de tí?”

12. San Mateo 18:34. “Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que debía.”

13. San Mateo 18:34. “Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que debía.”

14. San Mateo 18:35. “Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a sus hermanos sus ofensas.”


Respuestas

1. Lea San Mateo 18:21. ¿Cuántas veces ofreció Pedro para perdonar? Siete Veces:

2. Lea san Mateo 18:22.¿Cuántas veces dijo Jesús que debemos de perdonar? Cuatrocientas Noventa (O Más, Continuamente):

3. Lea San Mateo 18:23-24 ¿Cuánto dinero le debía el sirviente a su maestro? Diez mil talentos, o como diez millones de dólares (una cantidad que nunca podría pagar):

4. Lea San Mateo 18:25. Ya que este sirviente no podía aplicar para bancarrota, ¿Qué iba a suceder? Su señor los iba a vender a él, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

5. Lea San Mateo 18:26. ¿Cuál fue la súplica del sirviente? Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo ¿Podía él pagar la deuda? Probablemente no.

6. Lea San Mateo 18:27. ¿Cuál fue la actitud del señor hacia su sirviente? De compasión y perdón ¿Cuál fue la actitud de Dios hacia nosotros y nuestra deuda ( el pecado)? De compasión y perdón.

7. Lea San Mateo 18:28. El sirviente que había sido perdonado tenía un consiervo que le debía a él ¿cuánto? Cien denarius (el salario de un día).

8. Lea San Mateo 18:28. ¿Cuál fue la actitud de este sirviente hacia su consiervo? De impaciencia, violencia y de no perdonar.

9. Lea San Mateo 18:29-30 ¿Qué le hizo este sirviente a su consiervo? Le echó en la cárcel, hasta que pagara la pequeña deuda.

10. Lea San mateo 18:31-33. ¿Cómo llamó el maestro al sirviente que no dio perdón? Siervo malvado.

11. Lea San Mateo 18:33. ¿Qué le dijo el maestro a su sirviente que debería de haber hecho? ¿Debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de tí. Él debía de haberlo dejado libre y perdonarlo.

12. Lea San Mateo 18:34. Cuando el maestro se enteró de lo que había pasado, ¿Cómo afectó aquello sus emociones? Se enojó.

13. Lea San Mateo 18:34. Este sirviente que por sus acciones no perdonó (o decisiones), ¿perdió el derecho al perdón que originalmente se le había otorgado? Sí.

14. Lea San Mateo 18:35. ¿Cuál es la enseñanza de esta parábola? Que eso es exactamente lo que nuestro Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis incondicionalmente a alguien que nos pida misericordia.




Copyright © 2004, Don W. Krow

Permiso concedido para duplicar o reproducir

Para propósitos de discipulado únicamente bajo la condición de ser

Distribuido gratuitamente.


Discipleship Evangelism

P.O. Box 17007

Colorado Springs, Colorado 80935-7007 U.S.A.

www.delessons.org




Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott