Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott



Nivel 3 Lección 15

¿CÓMO UTILIZAR TU TESTIMONIO?

Por Don Krow

Hoy deseo hablarle de cómo usar su testimonio personal. Hechos 5:42 dice, Y día tras día, en el templo y de casa en casa, no dejaban de enseñar y anunciar las buenas nuevas de que Jesús es el Mesías” (NVI). Note que los discípulos de la iglesia primitiva se reunían en el templo todos los días y de casa en casa se mantenían enseñando y predicando a Jesús como el Cristo. Mucha gente pensaría que un sistema de casa en casa o puerta a puerta no es natural ni cómodo. Deseo compartirle algunas cosas que hemos aprendido cuando salimos a discipular, puertas se abren y vemos gente convertirse y volverse a Jesucristo.

No es tan duro como le han dicho, y una de las cosas que he notado en la escritura es que el Apóstol Pablo utilizó su testimonio personal en tres ocasiones al hablar con personas inconversas. En Hechos 9, 22, y 26, él dio su testimonio, su experiencia, y lo que le sucedió a él, mientras habló con los inconversos. Una de las mejores estrategias que hemos encontrado para llevar el mensaje de Jesucristo a la gente es lo que llamamos “oración-caminando.” Vamos a una puerta, tocamos esa puerta, y les decimos que, “Estamos en el área simplemente para orar por la gente. Creemos que Dios oye y contesta oraciones, y nos preguntábamos si usted está teniendo cualesquier problema en su familiasalud u otros problemasy le gustaría que oráramos por usted.” Algunas veces dicen, “Bueno, sí, yo tengo un problema,” y me gustaría que oraran; otras veces se sienten un poco incómodos o apenados y dicen, “No, no tenemos ninguna petición de oración en este momento.” Entonces simplemente comenzamos a compartir nuestro testimonio personal.

Yo digo, “Noto que usted tiene niños. Yo tengo tres. El 14 de diciembre de 1981, nacieron mis hijas gemelas, pero la segunda nación muerta.” Entonces me contestan, “Oh, lo lamento, me apena mucho escuchar eso.” Entonces yo les digo, “No, no se apene, déjeme explicarle lo que sucedió.” Comienzo a contar la historia. Cuando la segunda hermana iba a nacer venía con los pies primero, en algún momento del parto le hizo falta el oxígeno y nación muerta, es decir.

La partera la tomó, le dio una nalgada (palmeándola tan fuerte como ella podía), succionó sus pulmones en caso de que el líquido los hubiera llenado, ella hizo todo que podía, hasta que se rindió. Yo estaba como cualquier otro padre. Acabo de perder a mi hijaAhora, ¿Qué voy a hacer? ¿En ese momento le dije a los que estaban en la puerta, “Me gustaría preguntarles, ¿Han leído ustedes algo de la Biblia?” y ellos me respondieron, “Bueno, yo he leído un poco,” y otros dijeron, “No, no realmente.” Entonces les expliqué, “La razón por la que les pregunto es porque la Biblia dice en Hechos 10:38 que Jesús andaba haciendo el bien, sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él. Voy a contarle lo que sucedió. Usted puede tomarlo o dejarlo por lo que signifique para usted, pero mi bebé estaba muerto, y pensaba que unos días la enterraríamos.” Pensé dentro de mi mismo, “Sólo quiero sostenerla en mis brazos.” Cuando fui a alzarla, había una presencia maligna sobre ella, lo que la Biblia llama un espíritu demoníaco. Me atacó físicamente y me paralizó momentáneamente. Inmediatamente cuando eso sucedió, yo dije, “En el nombre de Jesucristo, te ordeno, espíritu inmundo, que alejes de este bebé, y yo ordeno vida en esta niña en el nombre de Jesús'.” Aquella pequeña bebé, que nunca había respirado, suspiró, tomó un respiro, y después cesó de respirar. Dije otra vez, “¡En el nombre de Jesucristo, espíritu inmundo, yo te ordeno que te alejes de esta niña ahora mismo y que la vida entre en ella!” Esta vez ella jadeó varias veces, respiró, y continuó respirando.

Le dije a la persona con quien estaba hablando, “Usted sabe, que después de un período de cerca de tres minutos, si una persona no recibe oxígeno en el cerebro, tiene daño cerebral. Mi hija es perfectamente normal. La nombramos Vita, que en Latín significa “vida”, porque deseamos contar la historia de lo que Dios hizo por ella. Él le devolvió la vida a su cuerpo. A partir de ese momento he estudiado la Biblia mucho y esto es lo que he descubierto. Así como aquel espíritu maligno sobre mi niña, hay un reino de la oscuridad, un dominio de Satanás y de su gobierno, y hay un reino del amado hijo de Dios.

Cuando Jesús vino a la tierra, Él comenzó a llamar a gente para que salieran del reino de la oscuridad y entraran en su propio reino, a través del arrepentimiento y la fe en Élrecibiendo el perdón de pecados y siguiéndolo a Él. Yo no sé lo que usted cree, pero sólo le estoy diciendo lo que sucedió en mi familia y en mi vida. Déjeme decirle la verdadera razón por la que estamos en su puerta. Jesús nos dijo que fuéramos e hiciéramos discípulos. Entiendo que mucha gente está ocupada y no puede ir a la iglesia o no desean ir. ¿Si usted tiene una pregunta allí, usted no puede levantar su mano y decir, ‘Pastor (o padre), ¿Qué es lo que significa lo que usted acaba de decir?’ Por eso es que venimos a su puerta. En diez minutos tenemos una enseñanza concentrada de la palabra de Dios. Después vamos a las escrituras y hacemos algunas preguntas para estar seguros de que todos entendemos. Realmente es un diálogo que va y viene. No estamos predicando a la gente o diciéndole lo que dice la Biblia, sino tratando de ayudarle a descubrir lo que dice haciendo algunas preguntas.

¿Le interesaría? Podemos establecer un día y hora a su conveniencia, venimos a su hogar, y sólo charlamos y le compartimos la lección. Si usted no queda complacido con la primera lección, o si no le ayuda, o no le anima, o simplemente no le edifica, usted nunca verá nuestras caras otra vez. No estamos aquí para molestarle, o para convencerle de unirse a una iglesia u organización, o a algo similar. Sólo estamos aquí para decirle lo que Jesús hizo por usted personalmente y ayudarle a entender la Palabra de Dios por usted mismo. Hay muchas cosas en la Biblia que no sabemos ni entendemos totalmente, pero estamos aquí ofrecerle un estudio corto. ¿Estaría interesado en algo así? Muchos han dicho, “Sí, estaría interesado,” así que establecemos una cita para volver a su hogar y comenzar estas lecciones de discipulado. No estamos allí hacer lo que yo llamo “evangelismo de microondas”, torcerles el brazo, y conseguir que digan una pequeña oración, cuando ni siquiera entienden lo que están haciendo. Seguimos las lecciones de discipulado y les ayudamos a entender a Cristo, a Cristo crucificado.

Le conté a un pastor sobre nuestras lecciones de discipulado, y él dijo, “Don, ¿Qué sucede después de la primera lección?” Después de la primera lección, la persona entiende lo que necesita hacer para responder al llamado de Jesucristo y para recibir la misericordia del perdón que Él ofrece. No estamos presionando como vendedores. Esa no es nuestra estrategia de acercamiento, pero con la primera lección vendrán a un entendimiento de lo que necesitan hacer desde su corazón. Entonces me preguntó, “Bien, ¿Qué sucede después de la lección 15?” Le dije, “Después de la lección 15, si una persona ha permanecido con nosotros, ya se habrá arrepentido de sus pecados, bautizado en agua y bautizado en el Espíritu Santo. Hemos visto esta clase de cosas suceder, no después de la lección 15, sino incluso después de la lección 6.”

En Mateo 28 Jesús dijo que fuéramos a las naciones e hiciéramos discípulos y, en el proceso, les bautizáramos en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. En medio del discipulado, traemos a los no creyentes entendimiento de Jesucristo y de su crucifixión. Trayendo ese entendimiento semana tras semana, construimos una relación con ellos, una amistad. Ellos llegan a querernos y a confiar en nosotros. Les estamos trayendo la Palabra de Dios, no estamos viniendo a predicarles. Estamos leyendo las escrituras, haciendo que ellos también lean y haciendo preguntas de una manera en la que ellos mismos ven las respuestas en la Palabra de Dios. Semana a semana vemos gente llegar al punto de confesar a Cristo, porque ellos saben lo que significa aceptarle, seguirle y tener un compromiso con Él. Es diferente a la mayoría de los métodos de evangelismo conocidos hoy en día.

La forma en que vamos y alcanzamos a los perdidos es más que todo por testimonio personal y cada uno de nosotros tiene un testimonio personal. Muchas veces escribimos nuestros propios tratados,. Yo escribí uno llamado “La Muerte de mi Hija”, el cual dejo muchas veces a la orilla de las puertas. Otra gente en nuestro equipo de Discipulado Evangelístico tienen tratados escritos como, “Un Esclavo liberado” por Joe Rose quien estaba atrapado por el alcohol y las drogas. “La Muerte de un Amigo Drogado” por Rocky Forry quien estaba atrapado por las drogas desde que tenía quince años y Jesús lo liberó. Contamos estos testimonios en las puertas de la gente.

Alguna gente dice, “Pero yo no tengo un testimonio tan dinámico. Yo no he visto a mi hijo levantarse de la muerte después de ocho minutos.” Yo se que mucha gente no tiene ese tipo de testimonios como el de Andrew Wommack, quien tiene el poder de Dios con el cual sostiene su vida; a través de su infancia, lo mantuvo fuera del pecado, la suciedad y la maldad con la que la mayoría de la gente tiene que lidear. Cada uno de nosotros tiene un testimonio y si usted no cree que el suyo sea lo suficientemente dinámico, entonces use el mío. Cuando iniciamos nuestro Equipo de Discipulado Evangelístico y empezamos a tratar de alcanzar a la gente, Joe Rose usó mi testimonio. Después de un tiempo, él lo compartía mejor que yo, entonces yo le dije, “Oye, Joe, ve adelante y diles lo que me sucedió a mí”.

Si el apóstol Pablo uso su testimonio personal tres veces en el Nuevo Testamento para alcanzar a los perdidos, usted también puede hacerlo. Hoy tenemos computadoras con todo tipo de programas: Word Perfect, Microsoft Word, o cualquiera. Es muy fácil hacer un tratado de tu propio testimonio. Es mucho más efectivo decir, “Esto no es algo que compré en una tienda cristiana. Lo que le estoy compartiendo es lo que me sucedió a mí.

Me gustaría pedirle que se siente y empiece a escribir su testimonio personal––¿Qué le pasó a usted?––¿Cómo fue que vino a Jesucristo? Entonces, déle su testimonio a alguien como si lo estuviera presentando a la puerta de alguien.

Si usted necesita más información sobre este tema, visite mi página de Internet, www.krowtracts.com y mire la información que hay en la sección de Consejos para Compartir su Fe “Tips on Sharing Your Faith.” Escriba su testimonio personal, practique su presentación y estudie los consejos. Es muy importante que usted estudie esos consejos—no solamente leerlos—para ir a evangelizar a las naciones, una persona a la vez. Dios le bendiga.


Preguntas de Discipulado

1. Lea Marcos 16:15. ¿A quién debemos proclamar el evangelio?

2. Lea Mateo 28:19-20. ¿Quién debe ser discipulado?

3. Lea Hechos 8:5, 26; 16:13-15, 23; 20:20-21. ¿En dónde se lleva a cabo el evangelismo?

4. Lea Marcos 4:11-12. Antes de que se de una conversión verdadera, una persona debe:: (a) Ver. (b) Percibir. (c) Escuchar. (d) Entender. (e) Todas las opciones anteriores.

5. Lea Hechos 28:23-24. ¿Cuándo expuso y testificó Pablo del evangelio, que tanto lo hizo para convencer a la gente sobre Jesús?

6. Lea Hechos 16:14. ¿Cuándo alguien verdaderamente se vuelve a Cristo, Cuál parte de su ser se debe abrir?

7. Lea Hechos 2:37. ¿Qué sucede cuando el corazón de las personas se abre y son convencidas?

8. Lea Hechos 16:31; 2:38. Y. ¿Qué debe hacer esa persona?

9. Lea Hechos 2:42; Juan 8:31-32. Y, entonces que más debe hacer esa persona?

10. Lea Romanos 10:14-15. En orden inverso (en estas escrituras), ¿Cómo es que una persona viene a Cristo?


Escrituras que se usan con las preguntas

1. Marcos 16:15. Y les dijo: --Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

2. Mateo 28:19-20. [19] Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, [20] y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo». Amén.

3. Hechos 8:5, 26; [5] Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo. [26] Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: «Levántate y ve hacia el sur por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto». Hechos 16:13-15, 23. [13] puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración. Nos sentamos y hablamos a las mujeres que se habían reunido. [14] Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo. El Señor le abrió el corazón para que estuviera atenta a lo que Pablo decía, [15] y cuando fue bautizada, junto con su familia, nos rogó diciendo: --Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, hospedaos en mi casa [23] Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardara con seguridad. Hechos 20:20-21. [20] y cómo nada que fuera útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, [21] testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

4. Marcos 4:11-12. [11] Y les dijo: --A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; pero a los que están fuera, por parábolas todas las cosas, [12] para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan y les sean perdonados los pecados.

5. Hechos 28:23-24. [23] Habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndolos acerca de Jesús, tanto por la Ley de Moisés como por los Profetas. [24] Algunos asentían a lo que se decía, pero otros no creían.

6. Hechos 16:14. [14] Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo. El Señor le abrió el corazón para que estuviera atenta a lo que Pablo decía.

7. Hechos 2:37. [37] Al oir esto, se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: --Hermanos, ¿qué haremos?

8. Hechos 16:31. [31] Ellos dijeron: --Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa. Hechos 2:38. [38] Pedro les dijo: --Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.

9. Hechos 2:42. [42] Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Juan 8:31-32. [31] Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: --Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; [32] y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.

10. Romanos 10:14-15. [14] ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? [15] ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito: « ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!»


Respuestas

1. Lea Marcos 16:15. ¿A quién debemos proclamar el evangelio? A toda criatura, a todos.

2. Lea Mateo 28:19-20. ¿Quién debe ser discipulado? La gente de todas las naciones.

3. Lea Hechos 8:5, 26; 16:13-15, 23; 20:20-21. ¿En dónde se lleva a cabo el evangelismo? En ciudades, desiertos, a la orilla de los ríos, cárceles, públicamente y de casa en casa.

4. Lea Marcos 4:11-12. Antes de que se de una conversión verdadera, una persona debe:: (e) Todas las opciones anteriores.

5. Lea Hechos 28:23-24. ¿Cuándo expuso y testificó Pablo del evangelio, que tanto lo hizo para convencer a la gente sobre Jesús? Desde la mañana hasta la noche, probablemente de 6 a 8 horas.

6. Lea Hechos 16:14. ¿Cuándo alguien verdaderamente se vuelve a Cristo, Cuál parte de su ser se debe abrir? El corazón, la parte más central del ser humano.

7. Lea Hechos 2:37. ¿Qué sucede cuando el corazón de las personas se abre y son convencidas? Si ellos responden correctamente, preguntarán, “¿Qué debo hacer?”

8. Lea Hechos 16:31; 2:38. Y. ¿Qué debe hacer esa persona? Arrepentirse y creer en el Señor Jesucristo, y ser bautizado.

9. Lea Hechos 2:42; Juan 8:31-32. Y, entonces que más debe hacer esa persona? Continuar en la doctrina de los apóstoles (enseñanzas). Continuar aprendiendo y practicando las palabras de Jesús.

10. Lea Romanos 10:14-15. En orden inverso (en estas escrituras), ¿Cómo es que una persona viene a Cristo? Alguien es enviado. Se le predica o proclama a alguien. Porque ellos escuchan el mensaje de Cristo, ellos pueden creer. Porque ellos creen, entonces pueden pedir salvación en el nombre del Señor.




Copyright © 2004, Don W. Krow

Permiso concedido para duplicar o reproducir

Para propósitos de discipulado únicamente bajo la condición de ser

Distribuido gratuitamente.


Discipleship Evangelism

P.O. Box 17007

Colorado Springs, Colorado 80935-7007 U.S.A.

www.delessons.org




Lecciónes

Mi Camino a Dios

My Way to God

Mein Weg zu Gott